¿CÓMO TRABAJAN LOS OCEANÓGRAFOS EN EL LABORATORIO?

Las trampas de sedimentos son cilindros de 2 m de altura y 60 cm de diámetro que se sumergen en el mar por varios meses. Estos cilindros en su parte inferior poseen un cono que desemboca en una botella de 250 ml. De esta manera, la trampa colecta en la botella todas las partículas que sedimentan en el océano. A su vez, un motor previamente programado hace girar una ruleta de 12 botellas colectoras cada cierto tiempo (pueden ser algunos días o semanas). Dado que las partículas que se obtienen en las botellas pueden ser muy diversas (fitoplancton, zooplancton, minerales, metales, etc) y de distinto tamaño, para procesarlas necesitamos seguir con el protocolo mostrado en el video:

1º) Tamizamos la muestra con una malla de 1 mm para separar los integrantes del zooplancton, tomamos fotografías del mismo y tomamos nota del material para caracterizarlo.

2º) Subdividimos la muestra ya tamizada en fracciones idénticas (en nuestro caso 6 botellitas color caramelo).

3º) Filtramos las submuestras obtenidas para realizar distintos tipos de estudios geoquímicos como concentración de carbono y nitrógeno orgánico e inorgánico, material litogénico, carbonatos, etc. Y dado que las botellas colectoras fueron llenándose en distintos momentos, una tras otra, podemos caracterizar la sucesión biogeoquímica de un lugar determinado a partir de la naturaleza de las partículas que allí sedimentan.

Autora: Ximena Flores Melo.