Sabés reconocer a los principales árboles que componen nuestro bosque fueguino?

Un rasgo sorprendente de los árboles que componen nuestro bosque fueguino es su capacidad para vivir en condiciones sumamente rigurosas: una delgada capa de suelo (a veces no supera los 10 cm.), pendientes abruptas, estar expuestos a fuertes vientos, una temperatura media anual de 5ºC y precipitaciones que varían entre los 300 y 5000 mm. El bosque fueguino está compuesto principalmente por dos especies caducifolias (sus hojas caen en otoño) como la lenga (Nothofagus pumilio) y el ñire (Nothofagus antarctica), y una perenne (sus hojas están presentes todo el año), llamada guindo (Nothofagus betuloides). La lenga alcanza en promedio los 30 metros de altura, sus hojas son pequeñas con dos lóbulos entre cada nervadura y con dientes filosos en los bordes, y suele crecer con fuerza desde las zonas de estepa más cálidas y secas hasta los limites más altos, alrededor de los 2000 m de altura. Mientras que el ñire es un árbol de río, más pequeño y frondoso. Tiende a crecer al lado de cuerpos de agua, y en terrenos bajos, pero también lo podemos encontrar junto a la lenga en laderas de montañas. El guindo, en cambio, es de hojas duras al tacto y con bordes regularmente aserrados. Alcanza su mejor desarrollo en la costa del Canal Beagle, se lo encuentra en los lugares más húmedos, llegando hasta la margen sur del Lago Fagnano. Suele formar pequeños conjuntos dentro del bosque de lenga, con un porte similar al de ese árbol. El bosque es el hogar de numerosas especies de flora y fauna, y nuestro principal pulmón natural. Es importante cuidarlo y respetarlo, así que si vas de visita ¡disfrutalo! pero no olvides llevarte siempre tu basura de regreso y de apagar correctamente los fogones si haces fuego en los lugares permitidos.

 

Autora: Lic. Samanta Dodino

Foto 1: Hoja de Lenga (Nothofagus pumilio).

Foto 2: Hoja de Guindo (Nothofagus betuloides)

Foto 3 (Imagen destacada): Hoja de Ñire (Nothofagus antarctica)