¿Cómo funciona un rompehielos?

Como muchos sabrán, el domingo 15 de octubre partió desde el puerto de Ushuaia y rumbo a la Antártida el rompehielos “Almirante Irízar” (Q.5). Luego de atravesar 7 años y medio de reconstrucción, podrá volver a ponerse a prueba su capacidad de atravesar los hielos antárticos a través de la realización de las pruebas de hielo, pruebas que, de salir bien, darán por finalizada la reparación del barco. ¿Alguna vez te preguntaste cómo o porqué este buque puede romper el hielo? Los rompehielos como el Irizar son buques diseñados especialmente para navegar por mares congelados y son capaces de romper gruesas capas de hielo. El tamaño promedio de un rompehielos suele ser de unos 100 metros de eslora (largo) por 25 de manga (ancho), con un calado (profundidad máxima del barco) de entre 8 a 9 metros y cascos reforzados para atravesar el hielo sin inconvenientes. La gran potencia de sus motores permite levantar el casco del barco y avanzar por encima de la superficie de hielo a medida que la misma se va rompiendo. Al mismo tiempo, esta capa de hielo rota es apartada hacia los costados gracias al diseño de la forma de su proa (parte anterior del barco). Esto permite que el hielo partido no se acumule en la parte delantera del buque y que el mismo pueda continuar avanzando sin dificultad. Para la Argentina contar con un buque de este tipo es de suma importancia dado que permitirá seguir explorando los temerosos mares antárticos. Por ello es que ¡deseamos que esté teniendo una exitosa vuelta al agua!

Autora: Dra. Victoria Julieta García

Foto 1: Rompehielos “Almirante Irízar” en el puerto de Ushuaia. Foto2: El Irizar navegando sobre el hielo (fuente http://www.irizar.org).