Los pisos de una “torta” geológica

En geología, los estratos son los distintos niveles de sedimentos (arcillas, limos, arenas o gravas) que van quedando depositados a medida que actúan diferentes procesos geológicos. El paso de un río, un glaciar, el fondo de un lago o un desierto con dunas dejan capas características que pueden ser reconocidas por los geólogos y nos permiten reconstruir la historia paleoambiental de una zona a través del tiempo. Las capas se diferencian según color, espesor, tamaño de las partículas que las forman, estructuras internas y presencia de fósiles. Todas estas “tortas” que se encuentran en barrancas naturales o producidas por el hombre constituyen lo que se conoce como registro geológico. En muchos casos el registro no es completo porque pudieron ocurrir eventos de erosión o pausas en la acumulación de sedimentos. En esa situación se habla de discontinuidades y hay partes de la historia que no podemos conocer detalladamente. En definitiva, los geólogos somos los reposteros que conocemos las recetas de estas tortas. ¿Bizcochuelo? ¿Fluvial? ¿Marmolada? ¿Eólica? Gustos para elegir hay varios.

Autor: Lic. Luis Díaz Balocchi Fotos 1 y 2: Estratos registrados en las cercanías de San Sebastián, norte de la Isla de Tierra del Fuego, Argentina. Foto 3: Estratos registrados en Cabo Espíritu Santo, norte de la Isla de Tierra del Fuego, Argentina.
La imagen puede contener: montaña, exterior y naturaleza
No hay texto alternativo automático disponible.

Deja un comentario