Dime qué comes y te diré quién eres

Las costumbres de vestir y comer son convenciones sociales. Sabemos por la etnografía (método de estudio que implica la observación participante por parte de un Antropólogo para describir las costumbres y tradiciones de un grupo humano) que los Selk´nam del sur del río Grande se mofaban de los del norte porque ellos comían y vestían distintas especies de roedores. Por medio de los análisis zooarqueológicos hemos podido identificar en un sitio arqueológico el consumo de Ctenomys magellanicus o mejor conocido por todos como el Tuco-tuco (huesos quemados y con marcas de cortes) (Fotos uno y dos). Este roedor de unos 400 gramos de peso promedio habitaba en grandes poblaciones en la estepa fueguina y era una fuente de carne segura y fácil de obtener por parte de las poblaciones humanas que vivían al norte del río Grande (antes de la ocupación occidental de fines del siglo XIX y de la introducción del ganado ovino). Otra evidencia única de la utilización de roedores se encuentra en el museo Salesiano de Río Grande en donde aún se conserva una manta o quillango que está confeccionada por 78 cueros de Ctenomys magellanicus (Tuco-tuco) y 53 del Cricétido (Abrothrix olivacea), mide 130 x 140 cm y se encuentra rota en dos de sus lados (Foto tres). Todos los cueros están unidos entre sí por medio de finos tendones, la mayor parte de los cueros de Tuco-tuco son la base de la manta mientras que con los cueros del otro pequeño roedor se realizaron dos guardas, compuestas por 28 y 25 cueros respectivamente. ¡A simple vista se nota que se ha invertido mucho tiempo en confeccionar esta prenda! ¿Serían parte de una vestimenta para ocasiones especiales? ¿La usarían los niños, las mujeres o los hombres? Son dudas que aún nos quedan por resolver. ¿Alguien de la comunidad Selk’nam actual lo sabe?

Autor: Dr. Fernando Santiago

Fotos: Foto uno: esqueleto de Ctenomys magellanicus comparativo. Foto dos: marcas de cortes en tibia de Ctenomys magellanicus (aumentada 6 veces). Foto tres: manta o quillango de cueros de Ctenomys magellanicus (Tuco-tuco) y Cricétido (Abrothrix olivacea).

Deja un comentario