Aguas fueguinas profundas ¿cómo podemos conocer la localización de un acuífero?

Una de las técnicas más difundidas para conocer la profundidad a la que se encuentra un acuífero es el SEV (Sondeo Eléctrico Vertical), ya que es sencillo y relativamente económico. Se trata de un método geoeléctrico que mide cómo se comporta la electricidad al contacto con las rocas a medida que aumentamos la profundidad en un terreno determinado (esto es conocido como resistividad). Si hay agua en los poros la resistividad será muy baja. Este método consiste en dos electrodos de corriente, encargados de inyectar electricidad al terreno; y dos de potencial, encargados de medir; dichos electrodos están enterrados y dispuestos en línea recta, y a medida que aumentamos la separación entre ellos, se penetra con mayor profundidad en el subsuelo. El resultado es un gráfico que nos mostrará la relación entre la resistividad y la profundidad. Se deben realizar varias mediciones en el área de interés, para luego interpretar los resultados obtenidos y así poder definir la profundidad del acuífero. Para que los datos sean válidos, las capas del subsuelo (estratos) deben ser horizontales y homogéneas. En el laboratorio de Geomorfología y Geología del Cuaternario del CADIC, un grupo de geólogos trabaja con este sistema en el norte de la Isla Grande de Tierra del Fuego con el objetivo de conocer cada vez más acerca de las profundidades de nuestros acuíferos fueguinos.

Autora: Lic. Candela Gorza

       

Foto 1: Esquema simplificado del SEV. Foto 2: Equipos encargados de inyectar la electricidad y medir la diferencia de potencial a través de los electrodos.

Deja un comentario